Aquellas navidades

EGO16 diciembre, 2019

Juan Jacobo Rousseau en el origen de la desigualdad de los hombres muestra su preferencia por el hombre primitivo, ya que este convivía con los animales y hasta los sometía. Y se conectaba directamente con Dios, asegura el autor del contrato social. Mostraba cierta decepción por el hombre de su tiempo (1712-1778) diciendo que  era cualquier cosa, menos un ser humano ¿Qué pensaría si viviera en nuestro tiempo? Miguel De Cervantes en el Quijote reflexiona sobre nuestra américa nativa en donde no existía lo tuyo ni lo mío, sino que se vivía en comunidad. Rousseau afirma que grandes males  hubiera evitado la especie humana si hubiese existido alguien que le hubiera puesto UN ALTO al que se le ocurrió poner una estaca y decir esta tierra es mía.

¿Todo tiempo pasado fue mejor? Pero es que acaso podríamos ser mejores personas sin vivir en comunidad; en familia ;  sin valores ; en ausencia de armonía con la naturaleza. ¡Definitivamente no!

Por supuesto que hay que ser hombres y mujeres de nuestro de nuestro tiempo. Pero eso no significa ser un hombre o mujer de consumo. No significa que para tener y acumular haya que competir de forma desleal e incluso asesinar. No significa que tenemos que cortar árboles, acabar con los ríos para demostrar nuestro poder como especie.

“Cada segundo se arrojan más de 200 kilos de plástico a mares y océanos. El 70% se va al fondo marino y el 15% se queda flotando”, reportan los expertos. En nuestro país ya estamos padeciendo los efectos de no aprender a convivir con la naturaleza: largos periodos sin lluvias lo que provoca que no haya agua potable, escases de alimentos y enfermedades.

Momento propicio en estas navidades para rememorar aquellas en donde se convivía en familia, en donde se disfrutaba de las pequeñas cosas. Donde el hombre y mujer no dejaba de ser él o ella por convivir en sociedad. En donde los valores como la solidaridad los practicaba aquella señora que no tenía la abundancia durante el resto del año pero se las ingeniaba en las navidades para cocinar nacatamales para todo el pueblo o como la otra que regresaba a su tierra natal y regalaba juguetes a todos los niños y niñas de la comunidad.

Época propicia estas navidades para mantener, renovar el respeto al padre y madre; al abuelo y abuela. Renovar valores como la amistad y la solidaridad.

Qué la abundancia en las comunicaciones que los avances tecnológicos permiten sirvan para acercarnos y no a distanciarnos aún más.

Muchos hondureños estarán fuera del país en estas navidades no por voluntad propia, lejos de lo que más aman. Muchas familias no tendrán un nacatamal en esta época, muchos la pasarán en los hospitales otros sentirán la ausencia de los seres queridos que han caído víctimas de la violencia en el país.

“En realidad sólo lo que hace  el hombre por enaltecer el hombre es trascendente” como diría el poeta Sosa.

Que  esta navidad sirva para hacer un viaje hacia nuestro interior fortaleciendo lo que se ha hecho bien y corregir lo que se ha hecho mal.

“Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces; pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos.” Decía Martín Luter King

 

 

 

Related Posts

El jinete de bronce

El jinete de bronce

10 mayo, 2024
Partido y gobierno

Partido y gobierno

6 mayo, 2024
Con los ojos abiertos

Con los ojos abiertos

27 abril, 2024

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019-2021